Lipotransferencia

La lipotransferencia, también conocida como  transferencia de grasa o lipofilling, es un procedimiento quirúrgico que permite aumentar el volumen de una parte del cuerpo utilizando grasa del propio paciente conseguida por una liposucción. Las modernas técnicas quirúrgicas permiten conseguir un aumento de volumen duradero en zonas faciales, en arrugas, depresiones cicatriciales, piernas,  mamas, y cualquier otra parte que precise un aumento de tamaño. 

 
 

Indicación

Existen múltiples indicaciones para esta técnica. Pequeños defectos de volumen, arrugas, cicatrices deprimidas son indicaciones ideales para la lipotransferencia. La condición indispensable para que podamos realizar esta técnica es que el paciente tenga la cantidad y la calidad de grasa apropiada para la indicación propuesta.

Es necesario tener en cuenta que la cantidad de grasa que podemos infiltrar por sesión para que ésta sea viable es limitada. En ocasiones puede ser suficiente con una sola sesión, si el volumen que necesitamos aportar es moderado. Lo habitual, sin embargo, es que sean necesarias varias sesiones separadas entre sí 3 meses. Esto nos asegurará la viabilidad de los injertos grasos y nos permitirá conseguir volúmenes mayores.


Primera Consulta

En la primera consulta valoraremos cada caso de forma personalizada siendo muy importante que la paciente comente las zonas que quiere mejorar y exponga sus expectativas. Tras una breve historia clínica, procedemos a la exploración física y a una valoración de las zonas a tratar. Por último, le explicaremos detenidamente en qué consiste la cirugía y le responderemos a todas sus dudas.

Acude a la primera consulta gratuita y consúltanos sin compromiso.

EEDB3738.JPG

EEDB3878.JPG

Operación

Este procedimiento se realiza en quirófano y dependiendo de la localización se hará bajo anestesia local y sedación o anestesia general. Tiene una duración aproximada de 1 a 2 horas.  En la mayoría de las ocasiones se podrá volver a casa pasadas unas horas.

Se comienza extrayendo la grasa con una cánula especial, generalmente de la zona abdominal, de las piernas o de los flancos abdominales (liposucción). Las cicatrices en la zona donante son mínimas (3mm) y suelen esconderse en el ombligo o pliegues cutáneos. A continuación se procesa la grasa, con la ayuda de una centrifugadora se separan los adipocitos del suero, células sanguíneas, células muertas, etc. Una vez obtenida la grasa pura pasamos a la fase de infiltración. Para ello utilizamos nuevamente unas cánulas específicas que, a través de incisiones de 1-2 mm, nos permiten ir depositado la grasa a lo largo de las distintas zonas que queremos tratar. Las cicatrices, por su mínimo tamaño y localización apenas serán visibles tras la cirugía.


Postoperatorio

Normalmente la lipotransferencia se lleva a cabo de forma ambulatoria (no requiere un ingreso hospitalario) aunque si la zona tratada es muy amplia  requerir un ingreso de una noche. Después de la intervención tendrá que usar una faja o prenda elástica que deberá mantener día y noche durante 3 semanas en la zona donante. Es normal tener molestias,  inflamación o incluso cardenales en la zona intervenida que se controlan bien con analgésicos por vía oral tras el alta hospitalaria. A partir del día siguiente a la intervención día te puedes reincorporar a tu vida habitual, siendo incluso recomendable caminar y realizar ejercicio de forma moderada. Una vez superado el periodo postoperatorio, realizaremos revisiones a los 3, a los 6 y a los 12 meses para valorar la evolución de la cirugía.